Conferência: Metering Central America & Caribbean
Local: Medellin, Colombia
Palestrante: Jesús Gonzalez
Artigo: Apresentado por Jesús Gonzalez na Metering Central America & Caribbean

Contra lo que imaginamos, los sistemas de prepago de energía eléctrica han estado surgiendo y difundiéndose desde hace ya casi un siglo. Sin embargo, es hasta años recientes que las empresas eléctricas los han empezado a acoger como el medio para lograr reducir los pagos vencidos de los consumidores, manejar de mejor forma su flujo de efectivo y lograr un mejor enfoque en su planeación, y al mismo tiempo lograr concientizar al consumidor en la utilización de este recurso de tal manera que lo haga más eficientemente, éstos entre muchos otros beneficios.

Pero lo importante de esto es que adicional a los beneficios que la empresa eléctrica obtiene, el propio consumidor experimenta aspectos positivos al encontrar métodos de control en sus prácticas de consumo y por lo tanto un ahorro en su gasto directo. Al día de hoy se observan básicamente dos modelos de infraestructura que han surgido, uno auto-controlado por el propio medidor y el otro basado en la red de comunicación entre la central operativa y los medidores.

El primero de ellos que ha sido el más difundido hasta estos días está basado en medidores que llevan un control autónomo del consumo y son recargados mediante dispositivos portátiles como tarjetas o llaves que son reprogramadas en terminales o puntos de venta distribuidos en las comunidades. El segundo, está tomando fuerza al emerger y aprovechar las ventajas de los sistemas de infraestructura avanzada de medición (AMI) en donde se cuenta con una red de comunicación entre medidores y central de operación de las empresas eléctricas, en donde todo el control y cálculo se efectúa en aplicaciones centralizadas.

Al ser la infraestructura de estos sistemas completamente diferente, se vuelve primordial que las empresas eléctricas visualicen cuál es el camino que desean emprender para que puedan obtener el mayor beneficio y retorno posible de su inversión. Cada uno de los dos esquemas conlleva su propia serie de retos técnicos y no técnicos que las empresas del sector eléctrico dependiendo de su naturaleza pueden presentar en menor o mayor medida, tal es el caso de los grandes oponentes sindicales o las propias legislaciones de cada país.

Sin embargo, un factor indiscutible en igualdad para todas las empresas es el grado de satisfacción de sus consumidores y que será decisivo para una implementación exitosa; por ende la ponderación adecuada de este factor se vuelve muy importante en la toma de decisiones. Por tal motivo deseamos mostrar un análisis objetivo de las experiencias vividas por diversas empresas eléctricas de distintas partes del mundo durante las etapas de adopción de los sistemas de prepago y los puntos que fueron clave para el éxito o su fracaso en su implantación.