Conference: Metering, Billing, CRM/CIS Latin America 2005.
Location: Sao Paulo
Presenter: Julio Cesar Tenorio Salguero

En noviembre del año 2000 el grupo inversor Unión FENOSA adquirió las empresas comercializadoras de energía en la costa atlántica colombiana. Un territorio compuesto por 7 departamentos con una extensión de 132.000 km2 y 9,5 millones habitantes (El 21,8% de la población del país).  El mercado eléctrico a gestionar compuesto por 1.300.000 clientes caracterizado por sus altos niveles de pobreza (64,8% de la población), alto nivel de desempleo (Tasa de ocupación del 48%), problemas de orden público (Presencia de grupos al margen de la ley) y una arraigada cultura de no pago y obtención del servicio de forma no autorizada que se reflejaba en pérdidas energéticas del 32,5% (U$ 200 millones año) y niveles de recaudo del 62% (U$ 150 millones año dejados de cobrar)

Entre el 2000 y el año 2003 la compañía logra gestionar un mercado de 700 mil clientes de los estratos altos, medios y no residenciales mediante fuertes inversiones en normalización de la medida, protección de redes, trabajo social, control de fraude y gestión de cobro. Se logra además concertar con el gobierno nacional un modelo de gestión para los barrios Subnormales (Barrios de extrema pobreza: Aprox. 200.000 clientes) mediante el cual se establece un compromiso mutuo entre comunidad, empresa y estado para lograr mantener el suministro del servicio de energía mediante el subsidio por parte del estado de parte de los costos del mismo, la inversión de la compañía en programas de desarrollo comunitario y el compromiso de los clientes en el pago de la otra parte del servicio. En este periodo se realizan inversiones del orden de U$ 160 millones.

En el año 2003 el problema fundamental de la compañía se centra en el segmento conformado por 510 mil clientes ubicados en zonas de difícil gestión y en áreas rurales de alta pobreza. El negocio para dicho segmento es financieramente inviable pues genera pérdidas de energía del 41% y cobro del 44,5%. Ante la magnitud del problema se expone el problema al gobierno central y se inicia una búsqueda conjunta de modelos de gestión que viabilicen la prestación del servicio eléctrico a dichos clientes.

En junio de 2003 el gobierno colombiano expide el Plan Nacional de Desarrollo (Ley 812 de 2003) y en él define los lineamientos generales de la prestación del servicio en lo que llamó Zonas Especiales. A partir de dicha ley se han expedido una serie de decretos que la han procedimentado y  han definido con precisión los mecanismos Diferenciales de Prestación del Servicio a aplicar en dichas zonas, que se resumen en:

•    Medición y Facturación Comunitaria, Facturación con base en proyecciones de consumo, Pagos anticipados del servicio, Periodos flexibles de facturación, Continuidad del servicio concertada en función del pago, Aporte del estado al pago del valor del consumo a través del fondo de Energía Social (FOES).

A partir de la expedición de la Ley 812 y sus decretos reglamentarios la compañía estructuró un proyecto cuyo objetivo era desarrollar el segmento de zonas especiales mediante un plan de trabajo con las siguientes fases:

•    Diseño: Definición de criterios de identificación de ZE, Procedimientos de negociación y acuerdos, Dimensionamiento  y obtención de recursos humanos, logísticos y financieros, Adecuación de sistemas de gestión, definición de esquemas de medición y adecuación de redes

•    Construcción: Concertación con comunidades, Ejecución de obras de redes e instalación de equipos de medida en fronteras, Obtención de certificaciones de parte de Auditores y Alcaldes, Implementación del esquema de facturación en el sistema comercial, Registro ante entes de control

•    Operación: Incentivo a la constitución de pequeñas empresas locales de trabajo para la operación comercial de la zona (Mipymes), implementación de planes de reducción de pérdidas e incremento del cobro.

Los resultados operacionales a abril de 2004 se reflejan en: A mediados del 2004 iniciaron operación las primeras zonas especiales en la costa atlántica colombiana y de allí a la fecha se ha logrado disminuir las pérdidas de energía del 41% al 37%, incrementar el nivel de cobro de U$ 112 mil a U$ 4 millones/mes; Aplicar recursos del FOES por U$22,7 millones, Dictar 91.268 horas de formación en 1.271 sesiones de empresarismo y procesos técnicos y comerciales, generar 1.091 empleos directos a través de la creación de 34 Mipymes